Actualmente podemos destacar dos conceptos relacionados con la vejez y que trataremos en este artículo: cultura positiva del envejecimiento y mayor envejecimiento global.

En primer lugar, tradicionalmente la vejez se ha asociado a un deterioro y pérdida de las capacidades físicas y mentales. El envejecimiento, muy distinto de la enfermedad, conlleva una pérdida natural de algunas funciones que son características, que no enfermedades, como por ejemplo: pérdida de cabello, menopausia, menor agilidad, fallos de memoria, etc. De todas maneras, las ideas y estereotipos preconcebidos sobre la vejez, transmitidas culturalmente, pueden llevar a considerar a las persones mayores como a seres que ya no tienen nada que aportar.

Qué es el edadismo y qué provoca?

En la década de los sesenta, las teorías del Dr. Butler, llevaron a un concepto que describe esta discriminación hacia las personas mayores: edadismo. Se considera la tercera gran forma de discriminación social, sobretodo en Occidente. El edadismo nace de muchos mitos sobre las personas mayores que no son ciertos como vemos a continuación:

edadismo-1

El edadismo puede ayudar a que las personas mayores adopten inseguridad y tengan una imagen negativa de sí mismos, y que por lo tanto, los lleve a comportarse de acuerdo con esta imagen. Esta infraestimación puede llevar a: favorecer una prematura pérdida de la independencia, mayor discapacidad, depresión y mortalidad anticipada.  A esto, hace referencia ‘la profecía que se autocumple’: si se cree que el deterioro es inevitable, no se hacen esfuerzos para enfrentarlo. Esta idea es la que produce el exceso de incapacidad.

edadismo-2

Cómo puede reducirse el edadismo?

Son necesarios cambios en los sistemas que lo perpetúan como: los medios de comunicación, la cultura popular, las instituciones, etc. Hay que investigar e intervenir en distintos niveles, como por ejemplo: aumentar la formación y educación de las propias personas mayores y sus familias.  Hay que reforzar las actitudes no edadistas desde nuevas perspectivas para que influyan en la creencia que el envejecimiento tiene muchas ventajas:

  • Mayor facilidad para ubicar información en contextos

  • Capacidad de emplear mayor número de palabras de forma original y preciosa

  • Capacidad para emplear recuerdos de situaciones vitales para extraer conclusiones generales (sabiduría)

  • La experiencia facilita habilidades para la supervisión

  • Mayor capacidad para detectar las intenciones de otros

  • Pensamiento más estratégico, orientado a largo plazo

  • Más paciencia y tolerancia

  • Mayor capacidad para resolver discusiones

  • Gran almacén de información personal, cultural e histórica

  • Disponibilidad de tiempo que fomenta la creatividad y productividad

Todas estas ventajas hay que invertirlas en envejecer activamente.

Afortunadamente, la evolución de la sociedad actual y la mayor calidad de vida en los países más desarrollados está ayudando mucho a cambiar estas ideas hacia la cultura positiva del envejecimiento que comentábamos al principio. Si bien es cierto que los avances no han logrado alargar la duración máxima de la vida, si se ha conseguido que cada vez más personas lleguen a edades que sólo antes alcanzaban algunos privilegiados. A esto nos referíamos al principio, como un evidente mayor envejecimiento global.

De esta manera se han podido estudiar más en profundidad aspectos relacionados con el envejecimiento, capacidades y alteraciones que antes de desconocían. Se ha podido demostrar que factores como el estilo de vida, la escolaridad, la profesión, la experiencia, la nutrición y el ejercicio influyen a lo largo de la vida y en el bienestar en la vejez.

Fuente: Vive el envejecimiento activo. Obra Social La Caixa.