historia-2Hoy es un día muy especial para nosotros porque inauguramos una nueva sección de este blog: historia de nuestra vida.

Como ya sabrás, desde febrero puedes encontrar aquí información interesante acerca del cuidado y bienestar de nuestros mayores. A este tipo de artículos con temáticas variadas como son la alimentación, terapias, cuidados especiales, intereses, etc. le sumamos la sección más entrañable y personal de todas dónde nuestros residentes tienen más protagonismo que nunca.

Se trata de una sección con formato entrevista dónde descubriremos aquellas anécdotas, curiosidades y vivencias de nuestros residentes.

La protagonista de la primera entrevista de Historias de nuestra vida es Trinidad Lozano Quiles (77 años). Esperamos que disfrutes de su historia igual que nosotros…​

  • Hola Trini, qué calor. ¿Cómo está?

 Estoy un poco dolorida de las piernas pero esta mañana he estado haciendo gimnasia aquí en el patio con el resto.

  • ¡Anda!, ese acento no es catalán. ¿Dónde nació?

 Yo nací en Lanjarón, Granada. ¿Lo conoces? ¿Lo has oído nombrar? Por el agua y el balneario se conoce… Estuve hasta los 20 años.

  • ¿Entonces pasó toda la niñez y adolescencia allí. ¿Cómo era su vida en Lanjarón?

 Vivía con mis padres y mis hermanos. Eran adorables, muy buenos. Tenían un cortijo muy grande que se llamaba La Colonia y allí trabajábamos todos. Éramos 7 hermanos.

  • ¿Y cómo se repartían las tareas?

 Mis hermanos trabajaban en el campo y nosotras con los animales y en la casa. Con mi hermana cuidábamos los animales y en el tiempo de la aceituna nos encargábamos de la cosecha, teníamos muchísimas. En verano también teníamos almendras y las recogíamos. La verdad es que teníamos de todo y eso luego lo vendíamos a los representantes que compraban los productos y las aceitunas al molino.

  • Seguro que madrugaba muchísimo.

 Siempre había trabajo. Nos levantábamos pronto, aunque en el tiempo de la almendra antes, para recogerlas con la fresca. Nos tirábamos 2 o 3 meses recogiendo aceitunas. Allí te ponías a trabajar cuando salía el sol y cuando se escondía nos recogíamos en el cortijo.

  • ¿Qué era lo que más le gustaba hacer?

 Me gustaba hacer de todo, era muy trabajadora y como me encontraba bien, hacía de todo. Me encantaba recoger aceitunas. Aquello era precioso, de película, y disfrutaba mucho. Me encantaba cantar mientras recogía las aceitunas.

  • ¿Y algo que no le gustara?

Pues recoger la almendra por el calor que hacía y los pinchos que tienen. Pero se hacía igual…

  • Con 7 hermanos no se aburría…

 Qué va, cuando éramos pequeños jugábamos al escondite y al pilla-pilla, nos metíamos por dentro del cortijo, nos encantaba estar allí.

  • ¿Y pudo ir al colegio?

 Fui pero poco porque teníamos que cuidar a nuestros sobrinos. Teníamos otras responsabilidades y aprendí a hacer de todo muy joven.

  • ¿Y ustedes vivieron el Franquismo? ¿Cómo recuerda aquella época?

 Nací en la posguerra: en el 37… y sí que influyó pero lo recuerdo poco tiempo. Era pequeña y mi madre tenía la cartilla para recoger las raciones. Me acuerdo de un pan malísimo que daban pero mi madre compraba uno blanco y tierno de estraperlo para los más pequeños de la casa. La verdad que comíamos muy bien porque nosotros criábamos animales y teníamos de todo: trigo, cebada, fruta y teníamos alimento para todo el año. También matábamos 3 cerdos y con eso imagínate…

  • ¿Y cómo terminó en Cataluña?

 Por mi marido. Lo conocí allí de pequeños, nuestras familias eran amigas. Luego salíamos al pueblo a pasear y al cine hasta que fue a hablarles a mis padres, a decirles que me quería… y entonces decidimos casarnos. Tuvo que hacer la mili en Gerona y mientras preparó un piso aquí en Cervelló para cuando nos casáramos y me viniera con él. Tenías que haber visto el piso… ¡qué precioso!. Él era muy bueno, muy trabajador. Y así terminamos aquí.

  • ¿Y cómo fue su llegada? ¿Cómo la recibieron?

 Muy bien. Pagábamos el piso de alquiler y yo quería ayudar también así que empecé a trabajar aquí. Trabajé haciendo faenas en las casas. Me acuerdo que la gente me quería mucho, me acogieron muy bien aquí en Cervelló. Era jovencita y me querían mucho, yo también a ellos. Luego con los años trabajé en una fábrica de bañadores. Yo era bordadora.

  • ¿Así que aprendió a bordar en Lanjarón?

 Sí, trabajábamos con los bastidores y me encantaba. Me enseñó la profesora y después aprendí en el taller. Aprendí todo muy pronto.

  • ¿Y prefería bordar o trabajar en el cortijo?

 Bordar. Bordábamos blusas para las extranjeras a las que les gustaban mucho las flores.

  • ¿Aquí pudo bordar?

 Sí, pero lo mío…

  • ¿Y tuvieron hijos?

 Tuvimos dos niñas y un niño. Siempre tuve compañía de mi familia en cada nacimiento.

  • Vivir lejos de la familia es duro.

 Sí, pero mis hermanos fueron viniendo. Aquí tengo al pequeño y a mi hermana, aunque los dos mayores fallecieron. Los voy a visitar cuando puedo porque están pachuchos, me llevan mis hijas.

  • Habiendo todos nacido y criado en Lanjarón acabaron juntos aquí.

 Sí, es muy bonito… todos juntos. Y mis padres también vinieron cuando no podían estar solos. Al principio vivieron con nosotros y luego les pusimos un piso a ellos, entre todos. Y les compramos lo que hacía falta. Estuvieron muy bien. Todos hemos sido muy trabajadores, todos muy buenos, muy buenas personas.

  • Antes me ha comentado que cantaba. ¿Qué le gustaba cantar?

 Las canciones que sacaban, las que oíamos en la radio. Salió Antonio Molina, Juanito Valderrama… también íbamos a bailar.

  • ¿Y cómo eran esos bailes?

 Íbamos con los amigos a bailar a casa de los padres de uno, a casa del otro… y así nos divertíamos. Lo pasábamos genial. No eran bailes fuera de casa, todos recogidos entre amigos.

  • Qué divertido. Huele a paella… ¿Qué comida rica recuerda con más cariño de sus años en el cortijo?

 Me gustaba comer de todo pero de allí: los pimientos con patatas cogidos del campo, bien tiernos.

  • Claro… no como las patatas y pimientos de ahora…

 ¡Qué va!

  • ¿Cuánto hace que está en la residencia?

 10 años.

  • ¿Y cómo está? ¿Qué le gusta hacer?

Bien, me encuentro pachucha pero estoy bien. Me encanta pintar, colorear dibujos que me dan. Hay un mural con dibujos míos y tengo una colección nueva hecha, ¿la quieres ver?

Por supuesto, charlar con usted ha sido un placer. Deme dos besos.

historia-2-1

historia-2-2