enfermedades-otono-2

Con la llegada del inicio del frío, el otoño es una época donde ciertas enfermedades suelen intensificarse mucho más. Los resfriados, las gripes y otras relacionadas con la respiración se intensifican. Los principales grupos de riesgo son niños bebes, embarazadas y los mayores de 65 años.

Resfriados y gripes, las más comunes durante estos meses

Cuando pasamos del calor intenso a la bajada de las temperaturas, los resfriados hacen acto de presencia de forma común. Normalmente se debe a que durante las primeras horas de la mañana y luego por la noche suele hacer más frío mientras que en las horas centrales del dia sigue brillando el sol. Los contagios por virus en resfriados se multiplican y aparece la tos y las mucosidades. Esto puede llevar a desarrollar gripe, que es cuando el resfriado va acompañado de fiebre alta o bien moderada.

enfermedades-otono

Para paliar la gripe o hacer que no aparezca se lanzan campañas con el fin de vacunar a la gente mayor y a aquellos que padezcan enfermedades crónicas. Es muy importante que se esté al día de las vacunaciones, y que el médico nos revise sobre cuándo es preciso realizarla con antelación.

Enfermedades respiratorias

La aparición de los resfriados va asociado a un cierto desarrollo de aquellas enfermedades respiratorias. Es entonces cuando puede aparecer asma y bronquitis, especialmente en la vejez. Necesitaremos las prevenciones adecuadas para que una bronquitis no vaya a más, por lo que es indicado explicar a los cuidadores de residencias, enfermeros y al mismo personal médico que se tiene tendencia a sufrir este tipo de enfermedad.

medicamentos-2

Algunos remedios para prevenir las enfermedades comunes de otoño pasan por las vacunaciones, como hemos indicado anteriormente, por taparse la boca con el brazo cuando estemos tosiendo y por lavarse bien las manos con mayor frecuencia, pues la mayoría de contagios y virus se contagian de unos a otros por el sudor. No pasar más tiempo al aire libre del adecuado y siempre bien abrigados es otra solución para evitar las situaciones de frío. Tomar los medicamentos, alimentos y medidas necesarias siempre recomendadas por el médico, es decir no automedicarse, ayudarán a que la enfermedad dure mucho menos.