Esta enfermedad es bastante frecuente y suele darse mucho más en personas de la tercera edad. Actualmente afecta al 35% de la población, y se basa en la pérdida involuntaria de orina a través de la uretra, teniendo diversas causas dependiendo de cada persona. Cuando esto se prolonga en el tiempo, no solamente puede ser perjudicial y molesto, sino que puede llegar a desarrollar diversas enfermedades y problemas.

Causas de la incontinencia urinaria

Entre las distintas causas, la más frecuente es la obstrucción en el aparato urinario además de otros problemas mentales que pueden estar directamente relacionados con la dificultad en sentir ganas de orinar. También tiene mucho que ver la edad, la genética, la obesidad, el embarazo, problemas relacionados con el aparato urinario y los trastornos neuromusculares.

incontinencia-urinaria-2

Hay otros temas temporales que pueden hacer que las personas sufran incontinencia urinaria, como puede ser la ingesta de medicamente durante cierto tiempo, inflamación de la próstata, aumento de peso, y estreñimiento grave. Otras causas podrían extenderse a lo largo del tiempo, y pueden ser la depresión, el alzheimer, el prolapso pélvico en las mujeres y las lesiones de la columna.

Prevenciones

Cambiar los estilos de vida puede prevenir esta enfermedad. Por ejemplo, la buena alimentación, la fibra en la dieta o bien regularizar las deposiciones con el fin de evitar el estreñimiento son prevenciones factibles. También deberemos dejar de fumar, evitar en gran medida el alcohol y las bebidas con cafeína, bajar de peso cuando es indicado, y usar parches y otros productos absorbentes para los escapes de orina.

incontinencia-urinaria-3

El mejor tratamiento

Un primer tratamiento debe darlo el médico, pues ante cualquier síntoma es necesario acudir al especialista para que nos dé un diagnóstico adecuado. Normalmente, las terapias pasan por medicamentos, cambios de estilo de vida o la visita al fisioterapia, para ayudar en el suelo pélvico. También, cuando es más grave, se necesita de inyecciones y la cirugía. Aunque hay mucha personas reticentes a la cirugía, es hoy en día uno de los mejores tratamientos para la incontinencia urinaria, al tener una tasa de éxito superior al 90%.