Para muchos mayores, el uso de internet y otras nuevas tecnologías puede suponer todo un reto. Donde esté un papel y un lápiz, que se quite todo lo demás ¿verdad?

El problema del no acercamiento (o de la huída) de estos nuevos sistemas de comunicación, muchas veces viene dado por una falta de motivación personal. No ver la necesidad o las ventajas que el acceso a estas tecnologías me puede ofrecer.

Sin embargo, hoy en día cada vez son más los adultos mayores de 55 años que se dan cuenta de los beneficios de internet. Especialmente, aquellos que viven lejos de sus familiares son los primeros en sumarse al carro de la innovación. Muchos son los padres y abuelos que aprenden a usar el correo electrónico, la mensajería instantánea o incluso la cámara web, para comunicarse con sus seres queridos.

Por otro lado, el uso de las TIC’s supone una ventana abierta al mundo, donde la persona mayor tendrá todo cuanto necesite al alcance de su mano. Por ejemplo, ya son muchos los servicios sanitarios de teleasistencia, que ofrecen una atención sencilla y cercana; dando la posibilidad de tener un contacto con su médico, con su centro de salud o realizar consultas sobre su medicación.

Otro ejemplo lo encontramos en el uso de las redes sociales. Siempre decimos que una de las grandes dificultades a la que se enfrenta una persona en la tercera edad, es el sentimiento de soledad. Tener una buena red de apoyo social, familia, amigos y relación de pareja, son un factor de protección maravilloso en el mantenimiento de una buena salud física y mental. Las nuevas tecnologías nos brindan la posibilidad, de hacer esto más fácil. Son muchas las aplicaciones o páginas webs específicas para la tercera edad, que buscan precisamente favorecer el florecimiento de este tipo de relaciones, contribuyendo así al bienestar general de la persona.

Un aspecto importante a señalar es que, sabemos que un 16% de las personas mayores presenta deterioro cognitivo leve; algo que afecta al buen funcionamiento de su memoria, orientación, razonamiento y fluidez verbal. En este sentido, también se sabe que cualquier actividad novedosa, favorece una mejor función cognitiva.

Por lo tanto, el aprendizaje de las nuevas tecnología supone además un excelente trabajo para nuestro cerebro. A través del aprendizaje en el manejo del ordenador o del móvil por ejemplo, estamos poniendo a trabajar nuestras neuronas. Mantener activo y en forma nuestro cerebro, constituye un elemento muy importante de protección, contra el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. Asimismo, existen multitud de juegos digitales con los cuales se puede ayudar a mejorar la memoria y otras habilidades mentales; de una forma dinámica y entretenida.

Como puedes ver, los beneficios del uso de las nuevas tecnologías es inmenso; y no sólo está al alcance de los más jóvenes. Recuerda que nunca es tarde para aprender, y que realmente el saber no ocupa lugar.

Nos vemos en las redes.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.