En plena época vacacional consideramos interesante tratar unos consejos y precauciones si vamos a la playa con personas mayores. Por ese motivo, en el artículo de hoy, damos unos apuntes para disfrutar tranquilamente de la playa y el mar con nuestros mayores además de enumerar todos los beneficios que aporta el agua salada y la arena.

Además de tener en cuenta estos consejos para evitar la deshidratación o golpes de calor, es interesante estar prevenido acerca del baño en el mar.

Consejos para personas mayores que quieren bañarse en el mar

  • Tanto niños como personas mayores deben bañarse acompañados de un adulto, que en caso de emergencia, pueda avisar a los servicios de emergencia.

  • Importante evitar las zonas profundas y ejercicios físicos intensos, si no se está acostumbrado.

  • En caso de emergencia hay que acudir directamente al socorrista de la playa ya que están preparados para estabilizar al accidentado o realizarle los primeros auxilios hasta que llega el servicio de ambulancia y médico.

  • Respetar las señalizaciones de banderas que indican el estado en el que se encuentra la mar. Es importante que nuestros mayores no se bañen si la bandera está amarilla o roja.

  • No es recomendable llegar a la playa y bañarse directamente, el cuerpo debe aclimatarse un poco a la temperatura.

  • Hay que meterse en el agua progresivamente y cuando se siente frío, hay que salir de ella.

Teniendo en cuenta estos consejos, no hay problema por disfrutar de uno o más días en la playa pues son muchos los beneficios que aporta tanto el mar como la arena para nuestro cuerpo y organismo.

calor-ancianos

Los beneficios del mar y la arena para las personas mayores

  • Los baños de mar estimulan el ejercicio físico.

  • La brisa del mar baja la temperatura corporal.

  • El agua de mar actúa sobre la piel y favorece el metabolismo de ésta y la estabilidad del manto ácido.

  • Favorece el buen funcionamiento de los pulmones y limpia el organismo de catarros, tos y resfriados que se arrastran a lo largo del año.

  • El baño relaja y propicia el sueño tranquilo.

  • Al impulsar el metabolismo y mantener el cuerpo en buena forma los baños de mar favorecen el envejecimiento activo.

  • El agua de mar cicatriza y desinfecta bien las heridas.

  • Alivia lesiones en músculos y favorece la recuperación en los huesos.

  • El contacto con el agua marina es muy beneficioso para aquellos que padecen artrosis o enfermedades reumáticas, ya que alivia y disminuye el dolor, etc.

  • Mejora la circulación, sirve para exfoliar las pieles muertas y estimula el crecimiento celular.

  • Las algas concentran todas las riquezas y propiedades del mar. Tienen vitaminas, proteínas, zinc, potasio, hierro, magnesio… que se filtran en nuestra piel a través de los poros, por lo que las propiedades terapéuticas son innumerables, pero entre otras, hidratan nuestra piel y activan todas las defensas naturales del organismo.

  • La arena de la playa sirve como un excelente exfoliante para nuestros pies.

Así que ya veis, pasar un día de playa o disfrutar de unas vacaciones en el mar son muy beneficiosas para nuestros mayores. Siempre y cuando, se tengan las precauciones que hemos comentado al principio del artículo.

Esperamos que os haya sido útil esta información y nos vemos en el próximos artículo. Cualquier duda o consulta podéis escribirnos sin problema.